VIDA DE ORACIÓN

sábado, abril 11, 2009

Locura de amor


Fragmentos de una locura de amor.
Emilia Saenz
Managua (Nicaragua) Julio del 2008

Bueno inicio esto una madrugada de invierno – De invierno nica, quizá lluvioso -. Algo me dice que es necesario escribirlo, veremos como sale.

Hoy estuve en misa y en una oración y al ver un poco mi historia solo tengo palabras de agradecimiento para el buen Dios, por la vida tan linda que me dio, me siento feliz de cada momento vivido.

Desde que tengo uso de razón y recuerdo busco en mi vida servir a Dios, descubrir cual es la voluntad de Dios para cumplirla, luchar cada día por amar a Dios con todo el corazón y al prójimo como Jesús nos amo. No digo que fui o soy perfecta pues los que me conocen saben bien de mis múltiples errores, pero creo en el sacramento de la confesión y acudo a este lo mas frecuente posible. Y confió en la misericordia de divina que lucha a nuestro lado para que seamos cada día mejores hijos de Dios.

Desde que empecé con la enfermedad en el 2003 estaba claro en mí que lo importante es cumplir la voluntad de Dios, recurrí a todo tipo de tratamiento para luchar por mi salud, pero siempre dije que “Se haga la voluntad de Dios y no la nuestra” y quiso Dios regalarme mas tiempo y lo aproveche al máximo y de eso quiero compartir con ustedes: las alegrías con que lleno Dios mi vida.

Empecemos con mi rutina de los últimos dos años del 2005 al octubre del 2006.

Quiso Dios que le ayudara un poco con las obras sociales cercanas a mi parroquia y a esto me dedique algunos días de la semana por la mañana, pues en la tarde atendía en el dispensario de mi parroquia – Del Redentor, por el mercado oriental en Managua -. Aquí habría que explicar algo importante, la primera vez que me enferme, yo le dije a mi Jesús que si mejoraba, trabajaría por la mañana gratis para Él y en la tarde en el dispensario para poder sobrevivir pues mis gastos básicos eran pocos. Y así lo trate de hacer.

Los lunes
eran de locura con los ancianitos de la parroquia Nuestra Señora del Carmen, la primera vez llegue como voluntaria sin decir mi profesión y me pusieron a lavar trastes y empacar frijoles, pero cuando descubrieron que era doctora se acabaron mis vacaciones, ellos eran 150 ancianos y todos querían pasar o consultar por algo, llegaba a las 9am y terminaba tipo 2pm, siempre acompañada por algunos jóvenes de la parroquia que hacían mas fácil la consulta para tantas personas. Yo trataba de ir de silla en silla, preguntándole cual era su molestia o consulta, le dejaba la receta y las muchachas llevaban el medicamento donde ellos estaban, esto por la dificultad que tienen ellos de movilizarse. Del equipo de servicio especialmente de Coquito aprendí paciencia, amor al prójimo y que todo se hace por amor a Jesús.

Los martes
era mi día descanso pero el último año (2006) ayudaba en la Asociación de mujeres contra el cáncer (ASMUCAN) haciendo exámenes de PAP y exámenes de mamas en prevención al Cáncer de útero y mamas. Acudíamos a varios lugares, cada martes un lugar diferente.

Los miércoles
daba consulta en la Asociación de mujeres contra el cáncer (ASMUCAN), una experiencia maravillosa de mujeres con esta enfermedad que llegan a pedir ayuda y quedan asistiendo periódicamente a la consulta médica en apoyo a su tratamiento de base y a la terapia psicológica u ocupacional. Son grandes testimonios de lucha, día a día.

Los jueves
era mi día de estar con el amado, visito varias iglesias y vivía la misa y me quedaba acompañando al Santísimo un rato.

Los viernes
era un derroche de locura por el Amado en el rostro de la gente, en el poco tiempo que compartí con las misioneras de la caridad en El Calvario – Mercado Oriental, Managua -. Tú entras allí y se transforma la vida. Parecemos hormiguitas cada quien con su afán por cumplir con su faena diaria, unas hermanas con los ancianitos, otras en la cocina, en el CDI, en el dispensarios y allí estaba yo, pero lo lindo del asunto es que no era la única loca trabajando gratis a las 8am, un día de semana, tres médicos mas y dos voluntarias, y la hermanita que no se cansaba de rezar con los enfermos y siempre un sinfín de personas que acudían pidiendo ayuda para su enfermedad, en el transcurso de la mañana siempre hay tiempo para saludarse e intercambiar unas palabritas, aunque llegando las 1pm cada quien esta apurado por ir a su próxima jornada en algún lugar, pues yo algunas veces me quedaba viendo como era la rutina o intercambiando medicamento para llevar al dispensario de la parroquia del Santísimo Redentor – Por el Mercado Oriental, Managua - donde trabajaba por la tarde.

De martes a viernes
en la tarde, como dije antes, trabaje como doctora en el dispensario Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, en la parroquia El Santísimo Redentor, el horario era cómodo de 3pm a 6pm y se atendían de 15 a 30 pacientes según cita previa, también dábamos consulta gratis los días jueves, en honor del Santísimo Sacramento, a los ancianos, niños y personas con capacidades especiales. Fueron casi 8 años (1999 a 2006) trabajando con los Misioneros Redentoristas y con los cambios de párrocos cambia el trato pero en general gocé de su confianza y comprensión por los horarios de clases pues del 2000 al 2003 estudie psicología.

Los sábados
siempre buscaba como hacer un paseo o una vagancia para distraernos un rato, siempre hablo en plural porque tengo un grupo de amistades que siempre me siguen en mis locuras y doy gracias a Dios por esta dicha, y en los últimos meses planear y ejecutar las Visitas del Corazón de Jesús y María del Comedor Infantil Sor María Romero que era otro derroche de locura y alegría con los jóvenes de PJVR de la parroquia. Los jóvenes tienen buena disposición de ayudar y compartir pero hace falta líderes espirituales que los guíen hacia el bien. He dedicado casi 17 años de mi vida a trabajar con los jóvenes de la iglesia y es una experiencia maravillosa ver como crecen física, mental y espiritualmente, unos forman sus hogares, otros son ocasionales, y otros mas valientes, enamorados de Dios y la juventud son lideres de otros jóvenes y los mas viejos podemos ausentamos por cualquier motivo y todo sigue caminando como Dios los guía.

Aquí hago un paréntesis importantísimo en este proyecto. A partir del 2005 doy gracias al P. Bosco Rodríguez, párroco, por apoyar y autorizar todas las Emiliadas que se nos ocurrían en bien de los más pobres, que fueron las que dieron la iniciativa del Comedor Infantil ‘Sor María Romero’.

Los domingos
era un día especial y de mucho movimiento:

8am a 9:30am
Catequesis de crecimiento. Niños y niñas de 11 a 13 años que ya dieron su primera comunión, llenos de alegría y deseos de aprender y compartir.

9:30am a 11am
Catequesis de Confirma. Adolescentes de 14, jóvenes y adultos con firme propósitos de conocer y amar su fe, de ser testigos de Cristo resucitado.

11am a 12 del día
Almuerzo parroquial. Con 150 niños del catecismo y Cáritas Cristi que comparten su alegría con cantos y oraciones antes de comer.

12 del día
Iglesia cerrada con todo en orden y limpio.

La tarde
a descansar e ir a misa y asistir a mi grupo de jóvenes para mi crecimiento y compartir espiritual entre amigos y amigas.

Y así transcurría la semana en un abrir y cerrar de ojos, donde solo queda la inmensa alegría y gozo de haber aprovechado al máximo el tiempo tan preciado que Dios me regalaba.

Muchas veces por mi misma familia y amistades me llamaban la atención por no descansar lo suficiente o por mucha actividad de la iglesia, pero hoy repito y siempre lo dije: “Es una locura que me domina, que me lleva, que me hace feliz”. Como me siento actualmente.

Al enfermarme por segunda vez me costó mucho resignarme a mi nueva vida pero con la ayuda de Dios y de mis guías espirituales que son varios, comprendí que Dios me pide oración, rezar por todo lo que antes hacía y que, como lo obra es de Dios, todo continuará según Dios disponga, y así es, ahora rezo y pido por todo y por todas esas bellas personas que conocí y compartí.

Y en el transcurso de casi dos años todo marcha bien. Yo siempre le he dicho a los jóvenes en pastoral juvenil “En la iglesia todos somos necesarios pero nadie es insustituible, todo camina de las manos del Séñor”.

Mi vida me llena de felicidad, me di plenamente, ame y me deje amar, soy feliz; cada día me preparo para vivirlo como el primero, el único y el ultimo de mi vida. Mi mami se porta valiente, acepta la voluntad de Dios y se une con la Virgen de Dolores. Ella esta de acuerdo que aceptar la voluntad de Dios es lo mas importante pues para eso nacimos. Casi ya no salgo por el cansancio, pero busco como distraerme y sobre todo mantenerme en oración.

Que Dios los bendiga.
Emilia.
Julio del 2008

4 Comments:

At 10:33 p. m., Blogger Romyl said...

Mi gran amiga que quize con todo mi corazòn. Estuvo siempre conmigo y me enseño mucho, amar y aceptar la voluntad de nuestro Señor

 
At 7:55 a. m., Blogger Musulmanes en el mundo said...

Lo más dificil para todos es aceptar la voluntad del señor y darle gracias por las pruebas que nos da. Bendita sea la fe que siempre acompañó a Emilia.Ojala nosotros aprendamos de ella y no objetaramos las duras, dificiles y amargas pruebas que Dios nos da.

 
At 9:41 a. m., Blogger Noemy Lara said...

Que Dios y nuestra Santísima Madre María te recompensen ahora que estas muy cerca de ellos, todo lo Marivilloso que nos enseñastes!!!

Siempre vivirás en mis recuerdos, Mi muy Querida Amiga Emilia!!!

 
At 2:29 p. m., Blogger San said...

La verdad no la pude conocer muy bien a Emilia, pero su testimonio de vida dice muchisimo, es impresionante la confianza en Dios que ella tuvo y la dispoosicion al trabajo y sobre todo ese animo y esa alegria... Dios te premiara por todo lo mucho que dejates y reza mucho por todos nosotros...

 

Publicar un comentario

<< Home